Top Stories

Consumo Dos tendencias principales están afectando ahora a los mercados de consumidores y las empresas deben romper sus identidades para ponerse al día.


Economía circular canibalizar, es decir, recortar el consumo tradicional y las ventas de nuevos productos, en lugar de al lado o además de los mercados existentes.

Los modelos comerciales basados ​​en bienes usados ​​y reciclaje están creciendo hasta 20 veces más rápido que los modelos comerciales tradicionales. También hay planes para Finlandia el primer centro comercial basado en una economía circular, para el que se busca un modelo similar al sueco.

Además, hasta el 40 por ciento de los consumidores piensan cuando compran moda si el producto a veces se puede revender.

Estas tendencias deben ser tenidas en cuenta por las empresas que comercializan productos o servicios para los consumidores si quieren ser competitivas en el futuro.

Eso es lo que dice Susanna Takkunen, director de la unidad de negocio de tecnología de bienes de consumo de Accenture y reciente doctorado. En septiembre, Takkunen defendió su disertación sobre la digitalización de las empresas que fabrican productos de consumo y su impacto en el mercado de consumo en el programa de grado DBA de la Universidad de Aalto.

“En el futuro, las empresas deben pensar en qué tan duradero es un producto y cuánto dura su ciclo de vida, ya que puede comprarse y venderse varias veces a lo largo del camino”, dice Takkunen.

“El desarrollo sostenible requiere una cooperación abierta y el intercambio de información con otros actores”.

Digitalización forma parte de la tendencia hacia un consumo más sostenible. Por ejemplo, sería imposible descubrir y presentar claramente el viaje de un producto desde su punto de partida hasta las manos del consumidor sin las tecnologías digitales, dice Takkunen.

“Descubrir el recorrido de un producto requiere un ecosistema en el que el intercambio de información esté abierto”.

La transparencia es un cambio importante en la cultura corporativa tradicional de las empresas basada en secretos y patentes.

“El desarrollo sostenible requiere una cooperación abierta y el intercambio de información con otros actores. Para que la información esté disponible, la tecnología debe estar firmemente en el centro de las operaciones de la empresa. “

Ya se pueden encontrar ejemplos de pensamiento más abierto. Por ejemplo, el gigante Unilever planea compartir información sobre el diseño y los materiales de los tubos de pasta de dientes reciclables que ha desarrollado.

Susanna Takkunen, directora de la unidad de negocio de bienes de consumo de Accenture.

El intercambio de información Además, según Takkunen, el éxito en la digitalización también requiere un tipo diferente de replanteamiento. Él llama a esto en su disertación “salir de la trampa de la identidad”.

Tradicionalmente, las empresas han construido modelos de negocio de una manera centrada en el comercio minorista, ya que el comercio de pies de piedra ha sido el lugar donde se venden los productos.

La digitalización cambia la situación. El comercio electrónico está cambiando la relación entre la empresa y el consumidor y, por lo tanto, en lugar de pensar en una “talla única”, las necesidades individuales del consumidor pasan a primer plano.

Takkunen En su disertación, estudió en profundidad ocho empresas, seis de las cuales eran finlandesas, una estadounidense y una francesa. El tamaño de las empresas varió desde pequeñas empresas hasta empresas internacionales con un valor de mercado de muchos miles de millones de euros. Las empresas no se nombran en la tesis.

Las empresas que habían logrado desmantelar el enfoque minorista y cambiar su dirección a orientadas al consumidor también tenían un profundo conocimiento de la importancia de la revolución digital para sus negocios y pudieron aprovecharla, argumenta Takkunen.

“Lo que era típico de estas empresas era que el cambio fue impulsado por la alta dirección y la comprensión del enfoque del consumidor pasó a todos los niveles de la organización”, dice Takkunen.

En su disertación, Takkunen no comentó si la comprensión digital era esencial o rentable para la empresa. Algunas empresas habían llegado a la conclusión de que la digitalización no era esencial para ellas.

“En este momento, parece que las empresas de abarrotes tradicionales están creciendo más lentamente que los jugadores más pequeños que han construido sus modelos de negocio para satisfacer las necesidades del consumidor”.

“El consumidor mismo siente que el consumo por sí solo no es lo más importante”.

Consumo y existe una evidente contradicción entre sostenibilidad. El consumo excesivo amenaza la capacidad de carga del planeta y el bienestar de los seres humanos y los animales.

La controversia pasa a primer plano especialmente esta semana, ya que muchas empresas ofrecen sus productos con descuento tras el día de descuento del Viernes Negro de EE. UU.

Según Takkunen, el significado del Black Friday está cambiando. También en Finlandia, muchas marcas se oponen a la fecha de vencimiento o le dan un nuevo significado.

“Las empresas pueden señalar que los precios no han cambiado o enfatizan que vale la pena comprar un producto de calidad que dure 20 años”, dice Takkunen.

Las compras debido a las compras están disminuyendo, dice Takkunen. La pandemia en particular hizo que la gente fuera más cautelosa. Las compras por impulso han disminuido. Según Takkunen, los estadounidenses gastan dinero, pero quieren gastarlo en necesidades, experiencias y turismo interno.

Los problemas de la cadena de suministro y la escasez de componentes también conducen a la planificación y la preparación.

“La tienda de comestibles muestra que la gente planifica su alimentación con más cuidado y más lejos”, dice Takkunen.

“Antes de que se comprara una prenda nueva, ahora se compra una prenda usada. La necesidad básica sigue siendo la misma. “

Gente la disposición a participar en el viernes negro está disminuyendo año tras año, dice takkunen.

Según Takkunen, el año pasado solo el 22 por ciento de los encuestados en EE. UU. Dijeron que estaban gastando dinero el día del aumento. Fue 62 por ciento menos que un año antes.

Por el contrario, los minoristas creían que el 42 por ciento de las personas gastaban más dinero de lo habitual durante el Black Friday.

“El consumidor mismo siente que el consumo en sí no es lo más importante, pero el dinero se gasta en otra cosa que es mejor para la sociedad, el clima y la humanidad”, dice Takkunen.

A pesar de que La pandemia coronaria paralizó la economía mundial, el consumo de este otoño ha estado a un nivel sin precedentes a nivel mundial.

Según Takkunen, el pico del consumo otoñal fue la erupción de una presa durante la pandemia. La curva ya se está nivelando.

El consumo continúa, pero se desarrolla en nuevas direcciones. El éxito en este mercado depende de qué tan bien una empresa pueda cambiar sus propias operaciones y hacerse cargo de nuevos canales y materias primas.

“Las tendencias no significan que el consumidor necesariamente dejará de comprar todo, pero sus necesidades cambiarán a cosas diferentes”, dice Takkunen.

“Antes de que se comprara una prenda nueva, ahora se compra una prenda usada. La necesidad básica sigue siendo la misma. “

.
#Consumo #grandes #tendencias # que afectan #consumidor #mercados #empresas #espacio #identidades #captura



Source link

https://watchlivenow.org

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button