Top Stories

Los grandes dueños de la tierra: la otra cara del conflicto en la Patagonia argentina


Los conflictos territoriales con demandas de las comunidades indígenas de la Patagonia Argentina tienen su contraparte en la posesión de la tierra en la zona de la cordillera y el piedemonte, donde grandes predios se reparten en manos de extranjeros. Pero también hay juicios que vinculan al propio Estado argentino, desde la formación de los Parques Nacionales, hace casi 90 años.

El 18 de noviembre, el presidente Alberto Fernández, mediante Decreto de Necesidad y Urgencia, prorrogó por cuatro años la Ley de Emergencia Territorial Indígena N ° 26.160-sancionada originalmente en 2006-, que ordena un relevamiento de las comunidades asentadas y detiene los desalojos de las personas con casos legales pendientes. Esta medida es especialmente relevante en las provincias patagónicas de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz.

El Foro de Consenso de Bariloche, integrado por referentes barriales, cámaras empresariales y la Sociedad Rural de esa ciudad de la provincia de Río Negro, expresó su rechazo a la medida. “Lejos de solucionar los conflictos existentes, lo único que produjo este constante retraso en el tiempo es que se intensificaron, generando una inseguridad jurídica que generó hechos cada vez más violentos en nuestra región patagónica”, señalaron.

Uno de los casos más contundentes de litigio con los mapuches es en la provincia de Chubut, donde el empresario textil italiano Luciano Benetton posee 900.000 hectáreas, las cuales se dedican principalmente a la ganadería ovina y la producción forestal, a través de la Empresa Tierras del Sud. Argentino. La misma empresa también posee terrenos en las provincias de Río Negro y Santa Cruz.

En las tierras que tiene Benetton en Chubut, ubicado en el departamento de Cushamen, en 2015 el líder mapuche Facundo Jones Huala -quien actualmente cumple condena en Chile por la quema de un rancho y posesión ilegal de armas de fuego- inició la llamada “ recuperación territorial ”En la zona de Vuelta del Río. Sus antepasados ​​vivieron allí, argumentó.

Foto enviada por Aton Chile del líder mapuche argentino Facundo Jones Huala siendo escoltado a una sala de audiencias en Valdivia, Chile, el 12 de septiembre de 2018. © Aton Chile / AFP

El departamento de Cushamen supera la cuota de extranjería

El conflicto se hizo visible a nivel nacional cuando Santiago Maldonado desapareció en agosto de 2017, mientras la Gendarmería Nacional desalojaba una protesta mapuche en la Ruta Nacional 40. El joven de 28 años, que había llegado para acompañar el reclamo mapuche, luego de un allanamiento realizado por la Policía de Chubut en la que detuvieron a miembros de la comunidad, fue encontrado muerto 78 días después en el río Chubut, dentro del territorio en disputa y aún hoy la responsabilidad de las fuerzas de seguridad federales en este desenlace está en duda.

Agustín Dranovsky, director general de Tierras del Sud Argentino, dijo hace meses a Radio Rivadavia de Buenos Aires que se han realizado “más de 60 denuncias” por hechos violentos en sus propiedades y lo atribuyen al grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), con el que Jones Huala se identifica. “Lamentablemente esto comenzó en 2015, como la justicia no los ha detenido, continuaron”, dijo Dranovsky y señaló que a la matriz de la empresa con sede en Italia “le preocupa que la justicia no actúe, no resuelva y que tengamos tres ocupaciones en el campo, desde hace años, y que no se puede hacer nada ”.

El Registro de la Propiedad Rural señala al departamento de Cushamen como uno de los que supera la cuota de extranjería, con el 22,9% de su extensión en manos de ciudadanos no argentinos, pero en el caso de Benetton, las propiedades fueron adquiridas en 1991 a un inglés. consorcio, muchos años antes de la entrada en vigor de este tope, que lleva una década en vigor.

En 2017, la desaparición del activista Santiago Maldonado en el marco de un operativo policial contra una protesta mapuche en la Patagonia Argentina desató una ola de manifestaciones en el país.
En 2017, la desaparición del activista Santiago Maldonado en el marco de un operativo policial contra una protesta mapuche en la Patagonia Argentina desató una ola de manifestaciones en el país. © Juan Mabromata / AFP

Según la normativa argentina, mediante la Ley 26.737 sancionada en 2011, se estipula un Régimen de Protección del Dominio Nacional sobre la Propiedad, Posesión o Tenencia de Tierras Rurales, que establece un límite de 1.000 hectáreas en posesión de un propietario extranjero y un “ cuota de extranjería ”del 15% del territorio a nivel nacional, provincial o departamental. La ley no afecta los derechos adquiridos hasta ahora por propietarios extranjeros, pero regula en el futuro.

“La otra parte decidió no presentarse, sin mostrar intención de dialogar”

Otro de los puntos calientes del actual conflicto mapuche se encuentra en Villa Mascardi, a 40 kilómetros de Bariloche, la principal ciudad turística de la región, rica en paisajes, recursos hídricos, cordilleras y bosques nativos, a 1.600 kilómetros de Buenos Aires.

Allí, en 2017, la comunidad Lafken Winkul Mapu Mapuche se asentó en dos lotes que conforman la jurisdicción amplia del Parque Nacional Nahuel Huapi, una reserva natural protegida de 710.000 hectáreas entre las provincias de Neuquén y Río Negro que fue creada en 1934. La La instalación de esta comunidad mapuche continúa hasta el día de hoy con una disputa legal que está a punto de llegar a juicio por el delito de usurpación.

“El pasado mes de junio decidimos no llevar el caso a juicio oral, sin antes tener una audiencia de conciliación. Sin embargo, la otra parte decidió no presentarse, sin mostrar ninguna intención de diálogo. Algo a lo que hemos apostado desde el inicio del conflicto ”, afirmó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Juan Cabandié, al ratificar semanas atrás que Parques Nacionales permanece como demandante en el caso judicial que se tramita en la Corte Federal. de Bariloche.



Las comunidades mapuche señalan en su reseña histórica un “despojo” perpetrado por el Estado argentino al crear los Parques Nacionales en tierras donde habitaban indígenas. En las últimas décadas, muchas familias regresaron a esos territorios que consideran ancestrales y establecieron diferentes vínculos con los Parques Nacionales. El caso de mayor conflicto es el de la comunidad Lafken Winkul Mapu, que emprende una visión radicalizada de la causa mapuche, pero también hay quienes trabajan en una gestión compartida (cogestión) con el Parque Nacional Nahuel Huapi, como en el caso de la comunidad Wiritray Mapuche, conformada por unas 20 familias, que viven en un extremo del lago Mascardi y administran un camping para el turismo.

En el caso de la comunidad Lafken Winkul Mapu, existen múltiples causas en los juzgados provinciales para el avance de la ocupación o hechos violentos registrados en terrenos privados, entre ellos Juan Grehan, dueño de la hacienda La Escondida, colindante con los lotes de Parques Nacionales. “No he podido ingresar a mi propiedad desde hace cuatro años, la cual ocuparon cuando extendieron la usurpación de lotes del parque, colocando banderas en mi portón y cercas. Ahora descubrí que viven en lo que quedó de mi casa que se quemó en 2015 ”, explicó Grehan a France 24.

Hay otros soldados en situaciones similares. Como el Obispado de San Isidro, perteneciente a la Iglesia Católica Argentina, que posee una propiedad vecina a Grehan, que fue ocupada. O el ex jugador de baloncesto argentino Emanuel Ginóbili, quien en 2004 compró 12 hectáreas en la localidad de Villa La Angostura, en la provincia de Neuquén, donde pretendía realizar un desarrollo turístico; pero esas tierras fueron reclamadas como propias por la comunidad Paicil Antriao, que el deportista denunció por el delito de usurpación. Hoy el caso judicial está en suspenso con una instancia de mediación en curso.

Paralelamente a los conflictos mapuche, el peso de los terratenientes extranjeros en la Patagonia ha generado otras disputas. Según un informe del Registro Nacional de Tierras Rurales, el Departamento de Bariloche supera el límite de extranjería, ya que el 21,53% de las tierras pertenecen a extranjeros. A nivel provincial, Río Negro se encuentra en un ranking promedio nacional con 304,784 hectáreas en manos de personas o empresas extranjeras.

El informe final de la Comisión Investigadora del Relevamiento de Transferencias de Tierras Rurales en la Provincia de Río Negro (Ley 4744), que posteriormente fue traducido al libro “La tierra de los otros”, publicado por la editorial de la Universidad Nacional de Río Negro, destaca que el área rural en manos de extranjeros en el departamento de Bariloche (que incluye la ciudad homónima, las áreas rurales y el pueblo de El Bolsón) es de 36.609 hectáreas. La mayor parte pertenece a la Estancia Río Foyel SA, propiedad de belgas, con 21.480 hectáreas; y Hidden Lake, de propiedad británica, con 11.284 hectáreas.

Todas estas disputas por tierras patagónicas continúan enfrentadas entre terratenientes extranjeros, propietarios privados locales, el Estado argentino y las comunidades mapuche en un conflicto multipolar que aún no ha sido resuelto de una manera que deje a todas las partes de acuerdo.

.





Source link

https://watchlivenow.org

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button